El cantautor que atraviesa décadas y generaciones del rock nacional abrió ayer su gira argentina en Mar del Plata presentando “Cargar la suerte” ante un colmado Estadio Polideportivo. Más de 5.000 personas vibraron con himnos de todas sus épocas y volvieron a emocionarse con las canciones de Andrés Calamaro después de seis años desde su última visita a la ciudad.

El show empezó con “Alta suciedad”, el tema que da nombre al álbum que lanzó en 1997 y que repasó en varios momentos del recital, interpretando canciones como “Crímenes perfectos”, “Loco” y el siempre vigente “Flaca”.

Después vino “Verdades afiladas”, la composición de su nuevo disco que tiene dos nominaciones en los premios Grammy Latino 2019 como “mejor canción de rock” y “grabación del año”.

“Cargar la suerte” además estuvo presente con canciones como “Tránsito lento”, “Cuarteles de invierno”, “Falso FV”, “My mafia” y “Diego Armando Canciones”, tema que se ilustró en las pantallas del estadio con imágenes de Diego Maradona.

Los músicos que lo acompañan en la gira que lo trajo a Mar del Plata después de su paso por Bolivia y Chile (y que continúa ahora en Tucumán, Córdoba, Corrientes y Neuquén) son Germán Wiedemer en teclados, Mariano Domínguez en bajo, Julián Kanevsky en guitarras y Martín Bruhn en batería.

“A los ojos”, “Algún lugar encontraré”, “La parte de adelante”, “Tuyo siempre” y “Estadio azteca” fueron algunos de los clásicos que el Salmón le regaló al público marplatense, que agotó los tickets para el espectáculo y lo acompañó cantando en cada momento.

Antes de los bises hubo una versión especial de “Los chicos”, el tema de “La lengua popular” que compuso para aquellos amigos que ya no están. Homenajeó a Spinetta, Pappo, Pugliese y Gustavo Cerati interpretando el estribillo de “De música ligera” mientras que a sus espaldas las pantallas pasaban fotos de sus viejos compañeros de ruta.

La noche terminó con “Milonga del marinero y el capitán”, “Sin documentos”, “Paloma” y “Flaca”, un repaso efectivo y conciso de canciones de su etapa con Los Rodríguez y sus años solista que puso a todo el Polideportivo a saltar y bailar. Después de dos horas de show y más de 20 canciones, Calamaro se despidió del público abrazándose con sus compañeros de escenario, tomando mate y diciendo “hasta pronto”.

Dejanos tu opinión

Suscribite al Newsletter!

Recibí toda la información con nuevos eventos en tu correo electrónico!

Suscripción realizada con éxito!